Explicación de la preparación y temperatura de un buen té.

Para preparar una infusión de té rojo  son suficientes 3 grs. (una cucharita de postre) a la que se le añade agua (de botella u osmótica, nunca del grifo) al punto de ebullición ( 80 a 90  grados ). Se deja reposar por espacio comprendido entre 3 y 5 minutos, según se quiera más o menos intenso.
La infusión resultante será de un rojo tanto más intenso como mayor haya sido el tiempo de infusión. Su característico sabor terroso no recuerda a ningún otro tipo de té. Es fácilmente asimilable y si se prepara cargado puede recordar un poco al sabor del café. De hecho hay quien lo toma como sustitutivo. En este caso la infusión debería prolongarse hasta 7 minutos.
Si queremos  endulzarlo se recomienda sacarina, miel o cualquier otro producto natural o integral, antes que el azúcar blanco.